España

Mercados con historia de Barcelona

16 abril, 2018

Barcelona, como ciudad Mediterránea, tiene una gran tradición de mercados. Distribuidos por barrios, es una de las pocas ciudades del mundo, que puede presumir de una red de mercados repartidos por todos los barrios de la ciudad, donde prácticamente cada barrio dispone de suyo propio. Son mercados con historia, donde la ciudad, ha sabido mantener y posicionarlos, dándoles un papel fundamental en el desarrollo económico y social de cada barrio, dando dinamismo a la ciudad.

Un total de 43 mercados, 39 de alimenticios y 4 no alimenticios, son los que ofrece la elegante ciudad de Barcelona.

En este artículo, presentaremos 4 mercados de los 43 que conforman esta red. Cabe destacar, que se han escogido teniendo en cuenta su valor arquitectónico y turístico, aunque no tenemos duda que todos y cada uno de ellos tienen su encanto especial.

Mercado de Sants

Situado como su nombre indica, en el barrio de Sants, este mercado de mediados del s.XIX, empezó su actividad como mercado al aire libre y fue a partir del 1892, que se empezó la construcción del edificio modernista diseñado por el arquitecto Falqués i Urpí. Con una superficie total de 4.863 m² fue finalmente inaugurado en el año 1913.

Su emblemático edificio modernista, es una representación al estilo modernista de la ciudad de Barcelona.

El edificio de obra vista está dividido en tres partes y con piezas de cerámica de color verde decorativas, conforman la entrada principal del mercado. En su interior, podemos observar la imponente estructura de hierro y madera que hace de este edificio una obra arquitectónica.

La actividad en su interior es un mercado de barrio, donde entran y salen personas del mismo, a realizar sus compras semanales y donde encuentra en su mercado todo tipo de productos de gran calidad y de productos de proximidad.

Mercado de Sants

Mercado de Sants

Interior del Mercado de Sants

Interior del Mercado de Sants

Mercado de la Concepción

Situado en el barrio de l’Eixample, fue inaugurado en el 1888. Es un mercado muy conocido por los Barceloneses. La construcción del edificio se encargó Antoni Rovira i Trias, donde utilizó también una estructura metálica y unas grandes cristalera de vidrio. El mercado tiene una superficie total de 4.010 m². La entrada principal pertenece a la floristería que da la bienvenida al visitante con flores de todo tipo. Una vez en el interior del mercado, podremos observar como es el día a día de los comerciantes del mercado. En este mercado también encontraremos productos de calidad y productos de proximidad.

Mercado de la Concepción

Mercado de la Concepción

Mercado de la Concepción

Mercado de la Concepción

Mercado de Santa Caterina

El inconfundible mercado de Santa Caterina situado en el famoso barrio Gótico de Barcelona, es uno de los mercados más emblemáticos de esta maravillosa ciudad. Fue el primer mercado cubierto de Barcelona, su gran techo de mosaico coloreados, hace de este mercado un icono de la ciudad. En la antigüedad, en lugar del mercado, existía el convento de Santa Caterina y una iglesia, datada del año 1268. Tanto la iglesia como el convento fueron destruidos debido a la cremación de conventos de julio del 1835 y se aprovechó este espacio para la construcción de un nuevo mercado. La intención inicial era la de llevar el nombre de plaza mercado de Isabel II, pero como tradición popular, las gentes continuaban llamando al mercado como el antiguo convento, Santa Caterina.

Fue en el año 1848 cuando se inauguró el mercado. El proyecto original de arquitectura fue encargado a Josep Mas Vila, donde de esta antigua construcción solo se conserva los porches de la fachada y que en el año 1997 se realizó una remodelación, por Enric Miralles, donde el tejado es sin duda la parte más simbólica de todo el edificio, el cual, cuenta con 325.000 piezas de gres esmaltado de sesenta colores diferentes, formando una espléndido mosaico, obra de Toni Comella. El mercado tiene una superficie total de 3.000 m². Durante la remodelación del mercado, hubo lugar hallazgos arqueológicos de los restos del convento de Santa Caterina.

Sin duda, vale la pena visitar este mercado lleno de historia, donde también su situación hace que nos adentremos a barrios tan conocidos y emblemáticos como el barrio Gótico y el Born. Donde cabe decir, que a pocos minutos a pie, podremos encontrar también el Parc de la Ciutadella de Barcelona.

Mercado de Santa Caterina

Mercado de Santa Caterina

Colorido mosaico

Colorido mosaico

Entrada Mercado de Santa Caterina

Entrada Mercado de Santa Caterina

Mercado de La Boqueria

Sin menospreciar a los anteriores mercados mencionados, el mercado de la Boqueria es la goya de la corona de los mercados de Barcelona. Este emblemático mercado, situado en pleno corazón de la famosa Rambla de Barcelona, es bien conocido por todos, donde acoge día tras día a un gran número de visitantes y turistas que quieren conocer la gastronomía de Barcelona.

Su historia se remonta al año 1217, donde existe un documento el cuál dice que hubo un concesión de una mesa de trinchar carne, concedida a un comerciante por un representante del rey. Mucho más adelante, a finales del siglo XVIII, se creó un conjunto de paradas ambulantes desperdigas por diferentes lugares de la Rambla, donde finalmente en el terreno que estaba el convento de Sant Josep, nombre que también se conoce actualmente la Boqueria, se reunificaron todas estas paradas para dar lugar al que conocemos ahora como el mercado de la Boqueria. Las obras del mercado, se iniciaron en el 1840 y se finalizaron en el año 1914, donde el cuál dispone de 6.089 m².

Las principales características de su arquitectura es su estructura metálica, el arco de la entrada principal decorado de vidrio de color azul y amarillo y el antiguo escudo de la ciudad que cuelga de este mismo arco.

En la actualidad, este mercado es un lugar muy turístico, donde se entremezclan turistas y barceloneses que quieren conocer su rica gastronomía. El mercado ofrece al visitante una gran variedad de productos mediterráneos. Coloridas paradas de frutas y verduras, paradas de especias que te transportan a otras épocas y lugares, llamativas paradas de chocolates y frutas confitadas. Ricos zumos de frutas, para soportar el calor del verano, y buena comida de tapas. Todo este conjunto hace de la Boqueria un lugar imprescindible si se visita la maravillosa ciudad de Barcelona.

Mercado de la Boqueria

Mercado de la Boqueria

Paradas de la Boqueria

Paradas de la Boqueria

Coloridas paradas de la Boqueria

Coloridas paradas de la Boqueria

Parada de la Boqueria

Parada de la Boqueria

Dulce parada de la Boqueria

Dulce parada de la Boqueria

Parada de zumos de frutas

Parada de zumos de frutas

Si quieres saber más sobre la historia de los mercados de Barcelona, http://www.mercatsbcn.com