Canadá

La tranquila isla de Prince Edward, Canadá

6 julio, 2017

Como salida de otro tiempo, la bonita isla de Prince Edward, Canadá, no deja indiferente al viajero. Situada al este de New Brunswick y al norte de New Scotland, la isla presenta 5.660 Km2 y 139.407 habitantes. Está conectada desde 1997 con el continente americano, por el Puente de la Confederación,  conocido por el puente más largo en aguas congeladas de casi 13 metros de longitud.

La isla, apenas sin industrializar, vive mayormente de la agricultura, la pesca y hoy en día, también del turismo.

La preciosa isla, cuenta con el Parque Nacional de Prince Edward, situado en la costa norte, donde se podrá explorar y conocer algunas de sus impresionantes playas, un sistema enorme de dunas naturales con vistas a playas de arenas blancas,  así como también ofrece un sistema de senderos de unos 50km,  que pueden ser recorridos a pie o en bicicleta.

Playa Prince Eduard

Para conocer un poco más esta encantadora isla y sus tradiciones, es ideal adentrarse en su red de Parques Provinciales, donde el visitante encontrará playas, algunas de ellas de arenas rojizas y en muchas de ellas, con poca afluencia de gente, donde será un buen lugar para dejarse llevar y relajarse dando un paseo recogiendo conchas, observar el maravilloso paisaje e incluso en algún momento, uno se podría topar con un zorro rojo que habitan por esta isla.

Zorro Rojo

Faro Prince Eduard

La isla bañada por aguas del océano Atlántico tiene una estrecha relación con el mar, donde la furia de este, hizo que los faros de la isla, fueran grandes héroes a la hora de guiar de vuelta a casa a los hombres que se hacían a la mar. Es por eso que hoy en día, existen un gran número de faros repartidos por toda la línea de costa y que ofrece al visitante explorar y aprender un poco más la historia de ellos y la marcada relación entre el hombre y el mar. En la isla solo hay ocho faros abiertos al público, seis de ellos se encuentran en la Costa Este de la isla, donde vale la pena viajar atrás en el tiempo y descubrir la maravillosa historia de cada uno de ellos así como contemplar su belleza.

Otra encantadora atracción turística que ofrece la isla Principe Eduardo, y que nos volverá a invitar a viajar atrás en el tiempo, será visitar la casa de Ana y las tejas verdes, “Anne of Green Gables”. Esta conocida novela escrita en 1908 por la canadiense nacida en la isla, Lucy Maud Montgomery (1874), narra la historia de una niña, Anne, que viene a vivir a un pueblo pesquero de la isla Prince Edward, Avonlea. Los hermanos, Marilla Cuthbert y Matthew Cuthbert de mediana edad, deciden adoptar a un chico para que les ayude con las tareas de la granja, Tejas Verdes, pero por error, el orfanato les envían a Anne Shirley, una encantadora chica llena de pecas y con trenzas pelirrojas, que hará que los hermanos acaben rendidos a sus pies, pues es una niña que les llena de alegría a ellos y a toda Avonlea. La granja de Ana y las tejas Verdes está situada en Cavendish, dentro del Parque Nacional de la isla, se puede visitar la granja, la casa de las Tejas Verdes y los senderos por donde paseaba Anne en la novela. Todo está cuidado al mínimo detalle por lo que el visitante podrá sentir que es transportado a la época que vivió el personaje protagonista de la novela, Anne Shirley. Una vez acabado con el recorrido se puede entrar en la tienda de recuerdos, donde se podrá adquirir una gran número de productos de la novela, incluso hacerse con la serie que fue lanzada en televisión.

Casa Anne of Green Gables

 

Fisherman's Wharf

Fisherman’s Wharf

Y para hacer un alto en el camino y degustar la gastronomía de la isla, altamente relacionada con los productos que les ofrece el mar, la isla es famosa por sus ostras, mejillones, langosta, productos frescos extraídos directamente del mismo. Para degustar estas delicias de la naturaleza, el restaurante Fisherman’s Wharf Lobster Supper ofrece una variada carta y copiosas raciones de buen pescado y marisco fresco.