Alemania

Pinceladas de la Selva Negra

18 noviembre, 2017
Bonitos pueblos de cuento en la Selva Negra, como Sasbachwalden y Durbach rodeados de viñedos, los relojes de cuco de Triberg y el precioso Gengenbach.

Situada en el suroeste de Alemania, es una región montañosa con frondosos y densos bosques que caracteriza a esta conocida región, La Selva Negra.  Su espesa vegetación y la oscuridad de sus bosques parece haber sido el origen de su nombre. Pero además de esta característica, la Selva Negra guarda al visitante agradables sorpresas como son sus bonitos y entrañables pueblos que parecen decorados de cuentos.

Uno de esos encantadores pueblos es Sasbachwalden, un bonito pueblo con una preciosa calle principal y con colinas llenas de viñedos. La empinada calle principal presenta bonitas casas con la construcción típica de la zona así como algunas tiendas, heladería y pastelería. Vale la pena dar un paseo y admirar la decoración floral de las bonitas casas.

Sasbachwalden

Sasbachwalden

Durbach

Durbach

Durbach, rodeado de viñedos, este bonito pueblo ofrece al viajero adentrarse al mundo de los vinos de la zona, ya que dispone de una gran cantidad de empresas vinícolas que hará las delicias de los amantes del vino y de la buena gastronomía. El pueblo en sí, es otro lugar encantador de la Selva Negra, con cuidadas y bonitas casas típicas de la zona así con un bonito paseo lleno de coloridas flores que decoran sus calles.

Gengenbach, para muchos la joya de la corona de la Selva Negra. Cierto es, que cuando entras al centro histórico del pueblo a través de su recinto amurallado es como si se entrase a un decorado cinematográfico. Las edificaciones están cuidadas y son propias de un cuento. Los puestos del mercado son exquisitos, hasta los toldos de las paradas de frutas y verduras, son de colores vistosos y elegantes a conjunto con todo lo que el viajero en ese momento está observando. Hay tiendas de regalos y recuerdos, museos, restaurantes, donde el visitante puede pasar un maravilloso día dentro de este fascinante pueblo.

Una curiosidad, de este encantador pueblo, es que cada año, desde el 30 de Noviembre hasta el 6 de Enero, crean el Calendario Adviento más grande del mundo. Para ello utilizan el bonito edificio del ayuntamiento y todas las tardes, a las seis, desde el 30 de Noviembre hasta el 23 de Diciembre, se abre una ventana iluminada con una bonita ilustración todo ello acompañado de música y teatro.

Gengenbach

Gengenbach

Gengenbach

Otro lugar donde es parada obligatoria cuando se visita esta región, es el pueblo de Triberg. La principal calle que atraviesa esta población está animada y llena de tiendas de souvenirs, heladerías, restaurantes. Pero seguramente nos llamará mucho la atención las tiendas de relojes de cuco que hay en ella. Tiendas que vale la pena entrar y admirar esos bonitos relojes, que posiblemente habremos visto alguna vez en casas de algún familiar en nuestra infancia. Relojes de cuco de todo tipo algunos de ellos muy elaborados y caros donde entrar en la tienda, es casi como ir a un museo. En una de esas tiendas, en la fachada, podremos admirar un encantador reloj de cuco gigante con unos simpáticos muñecos que será la atracción principal para los niños que visiten esta población.

Triberg

Triberg

Triberg

Triberg

Relojes de Cuco

Relojes de Cuco

Otra atracción turística para el visitante serán las cataratas de Triberg, donde se puede acceder a ellas desde el mismo pueblo y es una visita muy recomendable con bonitos paisajes de verde bosque.

Para finalizar el día de una manera dulce, es ideal tomar un delicioso trozo de pastel Selva Negra, una exquisitez para el paladar del viajero.

Pastel Selva Negra

Pastel Selva Negra